Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

jueves, 16 de agosto de 2012

Involuciones: Del Grito de Alcorta a la Unidad Antipopular

Venegas y el elemento decorativo
De enemigos a socios:

El Ayer:
Ayer se conmemoraron los cien años de la creación de la Federación Agraria Argentina. Esta organización gremial de chacareros y arrendatarios de tierras nació del Grito de Alcorta, como se conoce la rebelión de los chacareros del 25 de junio de 1912 en la cual colonos, inmigrantes y sus descendientes reunidos en la Sociedad Italiana de Alcorta en la provincia de Santa Fé reclamaron el fin de los abusos a los que los sometían los propietarios de las tierras que ellos arrendaban.

1912 fue un año de una cosecha excepcional, sin embargo, luego de hacer los terratenientes y patrones las cuentas, al trabajador no le quedaba ni siquiera lo suficiente para susbsistir y allí estalló la indignación.
En un movimiento casi sin fisuras -a pesar de la espada de Damocles de la Ley de Residencia que permitía la expulsión del país de los "extranjeros indeseables", mayormente anarquistas y socialistas- los campesinos se negaron a continuar las tareas, abandonaron los campos y desataron una huelga campesina que se extendió rápidamente por Santa Fé, el norte y oeste de Buenos Aires y luego por toda la región pampeana. El conflicto que duró más de cuatro meses fue liderado entre otros por Francisco Netri quien propuso y logró que se formara una asociación gremial que los representase. El 15 de agosto de 1912 se formó en la Sociedad Italiana de Rosario la Federación Agraria Argentina cuyo centenario se celebró ayer.

La reacción de la oligarquía no se hizo esperar y rápidamente fueron asesinados varios de sus dirigentes: Francisco Mena, Eduardo Barros y el mismo Francisco Netri, que presidió aquella asamblea fundacional, fue asesinado cuatro años después en una emboscada ordenada por dirigentes de la Sociedad Rural.
Sin embargo el movimiento no claudicó y en cambio aumentó el apoyo popular que suscitaba lo que llevó a que los terratenientes aflojaran en algo su postura y aceptaran disminuir el costo de los arrendamientos, sin embargo, otras demandas básicas de los chacareros y campesinos no fueron atendidas, en particular la libertad de vender al mejor postor la producción de los campos que trabajaban, con lo cual la estructura de explotación se mantuvo prácticamente intacta.
Gobernaba el país Roque Sáenz Peña en nombre del Partido Autonomista Nacional que fundara en 1874 Avellaneda y cuya figura más destacada fuera Julio Argentino Roca.

El Hoy:
La conmemoración de ayer, sin embargo, no mostró a los pequeños trabajadores rurales y arrendatarios enfrentados a los terratenientes de ahora. Al ágape, por el contrario, asistió como invitado VIP, el presidente saliente de la Sociedad Rural y furioso opositor Hugo Biolcati quien no pidió perdón por los hechos del pasado, pero no solo lo hizo él. Asistieron la práctica totalidad del espectro político opositor con la única excepción notable de Mauricio Macri. Por supuesto asistió Hermes Binner aunque se excusó de hacerlo el gobernador de la provincia. Uno de los más ovacionados al ingresar fue Julio "cleto" Cobos. La presencia radical fue absoluta: Ernesto Sanz, Mario Barletta, Ricardo Alfonsín, Oscar Aguad  y el ya mencionado Cobos. Estuvieron Lavagna y De Narváez. Eduardo Duhalde avisó que no podría asistir. Pablo Micheli compartió la mesa "gremial" con Hugo Moyano y el Momo Venegas, quien al decir de los asistentes se retiró del evento -sin hacerse el más mínimo problema- con un vistoso centro de mesa puesto allí para decoración (ver foto en la que lo exhibe orgulloso).
En su discurso, el anfitrión Eduardo Buzzi, entre otros conceptos sumamente negativos para con el gobierno nacional, algunos de los cuales aparecen en el video que pongo más abajo, convocó a los presentes a “resistir el autoritarismo y el pensamiento único” que según él caracterizarían al gobierno de Cristina.

Más tarde, en comunicación desde Rosario y con las imágenes tomadas en el ágape como fondo, Eduardo Buzzi participó del programa de TN "A dos voces", en distintos momentos del mismo también lo hicieron Macri y el director académico de la fundación Pensar del PRO, el filósofo Iván Petrella. La única voz discordante invitada provenía del director de la carrera de comunicación social de la UBA, Glen Postolsky.
Lo que más me llamó la atención era la coincidencia unánime entre los supuestos periodistas y los entrevistados en torno a instalar como un hecho irrefutable, no sujeto a discusión, el carácter autoritario del gobierno nacional y su clara intención de instalar en nuestra sociedad el tan temido "pensamiento único".

Dos cosas me llamaron la atención, la primera era la facilidad conque confundían "pensamiento único" -un concepto político sociológico medianamente claro y establecido, con los mucho más ambiguos, "discurso único" y "relato único". Esta aparente confusión desde luego no se me ocurre casual sino deliberada, en particular en el caso de Petrella. La segunda era la constatación de que varios de los defensores de la pluralidad de ideas y discursos se quedaron bien calladitos o incluso aplaudieron cuando este pensamiento único en serio -por otra parte importado desde Washington- dominaba allá por los ´90s en nuestros escenarios discursivos. Armé un pequeño videíto para que se den una idea de lo sucedido en este programa -mal llamado "A dos voces"- donde siempre hay una sola.
 
¿Relato único, de quién y para qué?
Esa muletilla en formación acerca del pensamiento o discurso único que supuestamente intentaría aplicar el gobierno nacional como una forma de dominación y anulación de los adversarios suena mucho más a consigna unificadora y, en particular, fácilmente asimilable por los medios de comunicación dominantes que a un verdadero análisis de la realidad política nacional.

Simplemente es así porque la fundamentación de tan grave acusación además de cometer la falacia de conectar en su esencia al gobierno actual con su evidente opuesto ideológico que es el menemismo, se basa casi exclusivamente en el señalamiento de hechos puntuales que son interpretados en esa dirección y no en otra de las varias posibles, invariablemente como intentos del gobierno de castigar o acallar las voces discrepantes- pero que ignoran u ocultan, por ejemplo, los motivos que tuvo la presidenta para hacer públicas ciertas y resonantes denuncias personalizadas en el contexto de una cadena nacional. Tal vez no sea la propia presidenta quien deba hacerlo por el alto grado de exposición al que se somete, pero las denuncias que hizo tienen en todos los casos pleno sustento y lo que es más importante, ponen las cosas en blanco sobre negro con respecto a los intereses que se ocultan detrás de opiniones que se autotitulan de independientes.

La argumentación que intenta probar la existencia de una voluntad de imponer un pensamiento único es, para calificarla moderadamente, un cambalache en el cual se mezclan, sin ton ni son, hechos presentados de forma sesgada con interpretaciones psicologistas y pseudo sociológicas y que, como bien puede señalar cualquier observador medianamente neutro, aún en caso de que tal intención existiese por parte del gobierno, es evidente que no tiene ningún impacto serio sobre la realidad ya que es mucho más fácil para un espectador desprevenido chocarse con un discurso claramente opositor que encontrar en el espectro comunicacional una voz que apenas simpatice con el gobierno. Si existe un relato único en la Argentina de hoy es el que encarnan - casi sin excepción- los medios masivos de comunicación.
Como esto es más que evidente, estos generadores de imágenes y relatos cuya función es similar al del papel de lija o la piedra de esmerilar, recargan las tintas sobre la cadena nacional, la única forma medianamente efectiva que -por ahora- dispone el gobierno y en particular su cabeza, Cristina Kirchner, para comunicar lo que hace.  Ricardo Forster aborda con su altura acostumbrada este tema aquí

Quizás el lector piense y con razón que en este post no hay nada nuevo, que la campaña mediática de hostigamiento y desgaste está en marcha desde hace mucho, que se retomó apenas las usinas se recuperaron de la paliza electoral de octubre. Todo eso es cierto. Pero tal vez lo que sí ha cambiado en los últimos tiempos es la intensidad y la amplitud de los frentes que esa usina arma y lanza así como la arbitrariedad pero también la astucia con que los entrelaza. Una muestra de ello nos la ofrece la denuncia sobre la supuesta presencia en las escuelas, así en general, de la Cámpora. La denuncia parte de una "investigación" de la flamante estrella del firmamento de Magnetto el ex periodista Lanata. Pues bien, a pesar de la endeblez y oportunismo de la misma, Macri sacó una resolución y habilitó un número telefónico para recibir denuncias de ese tipo aunque en la ciudad no haya existido que se sepa ningún caso.

Todos los que intervienen invariablemente se llenan la boca con palabras como diálogo, tolerancia, libertad de expresión, calidad institucional, etcétera, pero a la vez fogonean e incluso participan directamente en operaciones de desgaste con una agenda que es marcada invariablemente por el conglomerado mediático opositor y destituyente. Cuando algunos representantes de la oposición en el Congreso de la Nación se apartan de esa lógica nefasta, justamente para defender la calidad institucional y la República misma, son tildados de tibios o peor de complacientes o corruptos a sueldo del gobierno. Es claro que no hay margen, no lo dejan, para la neutralidad, la sana crítica o el pensamiento independiente. Pero no es así, aceptarlo sería darle por anticipado el triunfo. Hay que darles batalla en todos los frentes, aún a costa de abrir otros nuevos. Seguramente la respuesta de la usina del miedo y del desánimo responderá más pronto que tarde a cualquier iniciativa que los cuestione. Así son las cosas. No hay que retroceder, no hay negociación posible, no quieren el diálogo, quieren la sumisión y la renuncia. Van por todo, estos sí, en serio.

bastadeodio                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada