Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿DIVIDIDOS?, LAS PELOTAS!!


Entre las muchas maniobras que genera la oposición mediática y partidaria hay una que ha cobrado fuerza últimamente, en particular luego del tan celebrado por ellos cacerolazo del odio.

La idea, que viene desde hace algún tiempo, es que el kirchnerismo, en particular Cristina, para mantener el poder y la iniciativa política crea artificialmente divisiones y enemigos donde no los hay. Hay varias muestras de intentos de elaborar y reforzar esta idea-acusación, una de ellas es la nota firmada por Claudio Jaquelin, colaborador habitual de La Nación y titulada así:
Un país cada vez más dividido y disociado, así comienza:

"Después de los años consensuales de la recuperación democrática que sucedió al colapso de las sangrientas dictaduras militares y tras la implosión de los neopopulismos neoliberales (como los de Menem y Fujimori), llegó y empezó a consolidarse un nuevo populismo de viejo cuño: confrontativo, de construcción de enemigos, de la patria vs. la antipatria, del pueblo contra la oligarquía."

De fácil traducción-interpretación-síntesis-paráfrasis: ceder frente al pecado original del populismo (de viejo cuño, ojito) nos expulsó del paraíso consensual del liberalismo y desde ese momento estamos así, como se nos vé, penando y rezando porque se acabe esta fucking diktadura.

Desde el comienzo tengo problemas para tragar lo que me dice este parrafito porque, por ejemplo, pretende reducir el complejo proceso de la dictadura cívico-militar que todavía nos afecta, a su mención como algo que ya sucedió y que quedó enterrado por la historia, claro, me digo, es una vieja aspiración de los de su clase que no se hable más del tema (hay muchos culos sucios) pero que el maldito populismo de los K insiste en revivir como en una pesadilla (para ellos, claro). Claro, otra división "ficticia", je!

El párrafo traspira un condescendiente deja vú de añoranza alfonsinista: ¿años consensuales?
Se referirá acaso al consenso de Campo de Mayo establecido con Rico y Zeineldín y vigilado por sus fusiles o al Pacto firmado paseando con Menem por Los Parques de Olivos, que nos dejó como regalo -entre otras cosas- la actual Constitución que nos rige y que es un Frankestein hecho a la medida del neoliberalismo, con partes que no terminan de encajar correctamente entre sí.

En fin, el primero de los "consensos" significó la claudicación frente a los militares genocidas y las leyes del olvido fueron su resultado y el segundo significó la entrega de los derechos de los trabajadores en el altar del consenso de Washington, ese si, de cumplimiento efectivo. Reforma laboral, privatizaciones a lo pavo y relaciones carnales con los EEUU a cambio de una supuesta salida elegante para el radicalismo y para su líder.
¿Qué hay para añorar de esos primeros años de democracia tutelada?, muy poco, solo una marcha mayormente formal de la maquinaria democrática y republicana pero que en muchos órdenes de la vida cotidiana de millones de compatriotas; en lo económico, laboral, de justicia y memoria, de restitución de derechos gremiales y sociales, implicó muy poco progreso.
Hay que reconocerle que en política exterior tuvo una actuación más digna que en la interior. Inició junto a Sarney el Mercosur, por eso se merece una ovación. Raúl Alfonsín tenía algo de lo que la mayoría de los políticos actuales carece, tenía de verdad un proyecto de país in mente, y un intento fallido de concretarlo, con demasiadas justificaciones y explicaciones a posteriori del porqué de ese fracaso. Menem también tenía un proyecto in mente o, como le gustaba decir in pectore, pero era un proyecto individual, no de país, ese lo ponían otros, los mismos que operaron con los milicos.

Yaquelain inventa eso de los neopopulismos neoliberales, única originalidad del articulito, que sirve para dar una capita de brillantina teórica a lo que fue la traición menemista, es realmente una perla de incongruencia intelectual y también un recordatorio de que esta gente no deja de soñar con poner de su lado a un peronismo domesticado y traidor, con los símbolos partidarios pero vacío de contenido real. Es una alquimia a la cual no renuncian a pesar de los reiterados fracasos.

DIVIDIDOS POR EL ODIO:

El kirchnerismo divide, el kirchnerismo está en contra de la unidad nacional, el kirchnerismo está en contra de la convivencia y el consenso, el kirchnerismo es la nueva-vieja forma del populismo (nótese el esfuerzo por evitar nombrar al peronismo) que es la fuente de todas nuestras desgracias.

Todo eso es cháchara discursiva y engañosa: no se trata de otra cosa que de disimular lo que es la expresión del aún no resuelto enfrentamiento entre dos modelos opuestos de país -y de patria grande- que en cada nación latinoamericana adoptó y adopta características distintivas, que sigue cursos históricos también diferentes pero que -de alguna forma- resulta ser bastante concordante en el tiempo y objetivos.

Estos dos modelos de país y de vocación latinoamericana responden a una división previamente existente en el seno de nuestras sociedades desde el momento mismo de la independencia de las metrópolis y en muchos casos aún desde antes.

Las divisiones preexisten a las alternativas políticas que se generan en virtud de su misma existencia, no al revés, como pretende decirnos, Yaquelain.

Son las divisiones sociales realmente existentes, de acceso a la riqueza, de acceso a la salud, a la educación, a la justicia, de acceso a las libertades democráticas reales y a su ejercicio. Divisiones en función del origen social y la pertenencia geográfica, de tipo étnico y cultural, formas aparentemente neutras que adopta la división de clases entre ricos que lo tienen todo y que pretenden tener aún más y la mayoría que aspira a un mejor reparto de la riqueza, a que también ellos y sus hijos se beneficien del progreso y del crecimiento.

Yaquelain, en lugar de ver en este hecho social de la emergencia de un nuevo protagonista de la vida política como una manifestación que surge del mismo crecimiento económico y de una voluntad política subyacente de justicia social, invierte los términos del proceso histórico y de la conexión causal. El kirchnerismo, todo populismo, para afianzarse en el poder crea divisiones, odios, enemigos...

Lo benéfico, lo que contribuye a la cohesión social, según él, es que los más ricos se apropien de la mayor porción del crecimiento económico y que los más se conformen con lo que sobra del banquete. La receta neoliberal para las mayorías sociales es sufra usted ahora, que ya se va a beneficiar en el futuro, esa es la naturaleza -repiten como explicación- de la economía. Muchos deben sufrir para que unos pocos se hagan más ricos de lo que ya son de tal forma que cuando la riqueza literalmente le salga por las orejas, llegará, tal vez, la hora de pelearse entre los pobres para llevarse algo de lo que -como al descuido- se ha caído.

El populismo no es anticapitalista, es antiliberal en lo económico y democrático y federal en su esencia, es el resultado de perseguir un principio básico de justicia social: que la riqueza es creada con el esfuerzo de todos para ser distribuida con equidad; y de una experiencia histórica de las luchas populares: el capitalismo librado a sus reglas internas no conduce a una sociedad más igualitaria, más justa, sino todo lo contrario. Según el populismo, los beneficios del crecimiento, y los costos de las crisis cuando suceden, deben ser repartidos con equidad entre todos los sectores sociales, como eso no sucede por si solo es necesario que un Estado fuerte introduzca regulaciones. Es entonces antineoliberal y estatista, no porque quiera un Estado que se ocupe de todo, sino porque quiere un Estado fuerte que pueda ponerle límites razonables a la voracidad del capital.

El peronismo y el kirchnerismo como experiencias político sociales sin duda pertenecen al campo del populismo, no es el caso del menemismo, ni siquiera "modernizándolo" con el prefijo neo. El menemismo hizo, como todos los liberales, la de Hood Robin. como hace Rajoy en España, como Monti en Italia, como Merkel en Alemania, como el socialista Hollande en Francia. Que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.

DIVIDIDOS POR LA FELICIDAD:

Las divisiones sociales preexisten incluso al capitalismo, éste no las eliminó sino que -aún en su radicalidad- se limitó a modificar el mapa absolutista de la desigualdad, pero condujo en su evolución a otras desigualdades igualmente profundas.
En la actualidad las divisiones sociales producidas-reproducidas por el capitalismo al interior de cada Nación se reproducen a escala global entre Naciones.
Las diferencias sociales son causa de profundas divisiones las que siempre encuentran la forma de expresarse en la vida cotidiana. Algunas, como la división geográfica de las urbes en zonas "paquetas" de clase alta, de clase media alta y así sucesivamente hasta llegar a las villas miseria o asentamientos precarios, es una forma de cristalizar y hacer visibles estas diferencias. Otras son más sutiles, en apariencia, pero producen el mismo efecto de cristalización: el acceso a la educación, a la salud, son algunas de las más evidentes.
Que alguien como Chilavert -un personaje público- se permita protestar porque la futura construcción de una urbanización de viviendas sociales en las inmediaciones de "su" barrio va a tirar abajo el valor de su propiedad es una muestra descarnada más de lo profundas que pueden ser estas divisiones.

Tomemos esa anécdota como signo. El tan denostado populismo que se le atribuye con justicia al gobierno actual hace precisamente eso, tiende a reducir las diferencias, propone formas de organización social (económicas, laborales, legales) que favorecen e impulsan su reducción o eliminación, QUE TRAEN FELICIDAD A MUCHA GENTE y que, naturalemente, encuentran resistencias en aquellos que se benefician con la desigualdad o piensan que tienen derecho, por el simple hecho de encontrarse en la cúspide de una compleja trama social, a que nada la altere. El kirchnerismo lejos de provocar divisiones se propone eliminarlas o reducirlas, los de la Plaza del Odio, esos sí que plantean divisiones irreconciliables e insalvables. DIVIDEN POR EL ODIO QUE SIENTEN HACIA EL QUE PRETENDE DISPUTARLE EL PODER Y DIVIDEN PORQUE LA FELICIDAD DEL EXCLUIDO QUE SURGE DE LA JUSTICIA SOCIAL LOS IRRITA.

Y aquí aparece el segundo elemento característico y esencial al populismo, junto con el impulso a la justicia social, que es el rol fundamental del Estado como agente regulador de las relaciones sociales y modificador de las estructuras del privilegio.
A Cristina se la odia y se la critica por ambas cosas, "por pretender que los negros tienen derechos" y que "ellos" tienen que pagar con "su" dinero esas políticas clientelares y, especialmente, porque en los nueve años que el kirchnerismo lleva en el gobierno se ve como imparable una profunda reconstrucción del Estado. Beatriz Sarlo, como es opositora inteligente, lo ve claramente:

"¿Por qué se sostiene el kirchnerismo? En primer lugar porque ocupa por completo, casi sin fisuras, el aparato administrativo y económico del Estado. En segundo lugar, porque se apoya en una vasta organización territorial, que representa a ese Estado en los últimos rincones de la sociedad, donde viven los que más sufren y los que más necesitan."

De modo que no tenemos otra opción que seguir avanzando, no recular, no ceder en aquello que tiene por objetivo cambiar para siempre a este país, que esa cultura cholula y consumista, pretenciosa y berreta, de shopping por Miami, minoritaria, de reclamar por la libertad del dólar y aplaudir el gatillo fácil y la justicia por mano propia, nunca más pretenda ser representativa del pueblo argentino sino solo de una minoría inculta, rica, evasora, insolidaria, en el fondo sin patria solo con intereses.
Esos mismos que con sus miserias dijeron presente el jueves 13 de setiembre en la histórica Plaza de Mayo, sin meter las patas en la fuente, ni ensuciarse los zapatos importados con el barro de los canteros, Of course, baby.

 
Sumo - La Rubia Tarada
Esos miserables histéricos e histéricas que se reunieron para expresar a viva voz el odio más irracional, en una especia de catarsis enloquecida, muy a tono con la tapa de Noticias, no por casualidad, no pueden ni quieren ser protagonistas de la historia, apenas pueden protagonizar un reality show, ante las cámaras complacientes y deformantes de TN que pretenden convertir, a ese rejunte de humanidades individuales incapaces de unirse en una simple consigna que no sea un insulto, en Pueblo. Claro que no es solo TN, el intento tiene ideólogos y adherentes oportunistas.

Sarlo, en el mismo artículo al que hice referencia, no se atreve a tanto pero si identifica a los caceroleros paquetes del jueves pasado como "clase media", convirtiéndolos en una expresión social legítima sin, desafortunadamente, liderazgo político. Es doblemente astuta, porque critica las expresiones de odio pero sabe que decir clase media en la Argentina es casi lo mismo que decir Pueblo, la gran mayoría nos consideramos incluidos en esa deletérea e inasible franja social. Los sociólogos todavía conservan un lenguaje un poco más sofisticado y distinguen capas en los sectores medios. Para ella no, si ganás más de cinco o seis mil pesos, sos clase media. Sin embargo los caceroleros y Chilavert protestan, entre otras razones, porque el gobierno lidera la creación de oportunidades para que la clase media se ensanche. Ellos no son ni representan a las clases medias de nuestro país, esa es una gran falacia. Incluso lo sería si a todas las plazas del país hubiesen ido a cacerolear su odio diez veces más de los que lo hicieron. Como dijo Cristina, a algunos parece molestarles que otros menos favorecidos en el reparto mejoren su condición y se conviertan en parte de la clase media, o de la media media, o de la media alta, ¿Porqué no?. Para algunos, en cambio, la felicidad de otros es motivo y signo de división.

La realidad es contundente: antes y ahora, nosotros, los populistas, los peronistas, los kirchneristas, los que con diferentes signos políticos apoyamos el actual proceso de justicia social, trabajamos para unir lo que ellos dividen. Esa es la constante de nuestra historia, ellos buscando dividir y dividirnos y nosotros reconstruyendo pacientemente los lazos de pertenencia y de solidaridad. Esa es nuestra historia. Ese es nuestro mandato. Ah! y estos caceroleros son como aquellos que salían a protestar contra Allende, no tienen nada que ver, son lo opuesto, a los indignados de Wall Street o de Puerta del Sol; de la Primavera Árabe, ni hablar. Cuantas estupideces se dicen y se escriben, realmente es para indignarse.


Sería muy bueno para la salud de la democracia y de la república que los partidos políticos serios, con historia y aquellos frentes más cambiantes pero que se llaman progresistas no entren en este juego dialéctico mentiroso y despreciable, digo sería, porque lamentablemente no ocurre así y Binner puede ser tan oportunista como Macri o De Narváez, como lo demostró la manipulación de las palabras de la Presidenta con respecto al temor. Una pena.

bastadeodio                                                         

6 comentarios:

  1. "Las divisiones preexisten a las alternativas políticas que se generan en virtud de su misma existencia"

    Lo que sucede hoy es su potenciación, o mejor; el haber largado toda la basura contenida hacia afuera.
    Enorme logro del kirchnerismo ese; ponerlos frente al espejo.
    Los fascistas no se aguantan el monstruo que llevan adentro y menos lo reconocen y lo proyectan afuera y nos llaman a nosotros fascistas!!!

    Mirá Profe, JAMAS le desee la muerte a nadie. Ni siquiera a Videla.
    Ellos han dicho en estos días cosas como:
    -"Mariana Moyano, te robaron? Jodete, así lo vivís en carne propia y ojalá te maten un hijo así aprendes".

    Donde se pues "consensuar" con estas bestias algo, Profe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con estos histéricos carne de psiquiatras nada, pero con muchos de los otros que no son histéricos pero si oportunistas de aliento corto y mirada estrecha, tampoco. Fijate que es más posible "consensuar" (es una forma de decir) con Paolo Roca si uno tiene el poder suficiente para joderlo y le muestra los instrumentos, como decían los de la inquisición. Eso es la política, nada que ver con las buenas maneras pero mucho que ver con las decisiones racionales y las transacciones.

      Eliminar
  2. Muy pero muy bueno el post.
    {aquí irían elogios de todo tipo y autorecriminaciones por no seguirlo asíduamente - tema que corregiré a la brevedad}

    Saludos,
    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, me alegra hallar un compinche. Abrazo.

      Eliminar
  3. Sí Profe, una pena... Cuánto bien harían al país opositores con ideas, sin odio. Simplemente que pensaran llevarlo adelante de otra manera, con otras propuestas. Pero no las tienen. Porque tienen carcomido el sentimiento de solidaridad... Carcomido por el egoismo sin fin. Una pena. Por mucho que nos esforcemos, pienso que todo esfuerzo será efímero.
    Escucharlo a Chilavert es realmente lamentable. Una persona que “tiene todo” para ser discriminada por el poder. Porque podrá tener dinero pero no es “pura sangre” y ellos, lo notan, lo saben y lo sonrien cuando toman el té en algún salón.
    Ellos forman parte de “La Plaza” de las baldosas, ni se mojan “las patitas” ni pisan el césped, saben cuidar. Es el único concepto que tienen claro porque en los países que ellos visitan, multan al que “ensucia”. Pero aquí, no pagan ni sus multas, ni siquiera por conducir en estado de ebriedad, aquí evaden impuestos cuando viven en barrios cerrados y están categorizados como baldós.
    No tenemos otra opción que seguir avanzando. Sí. Lástima que rodeados de gusanos.
    Gusanos que piensan que el kirchnerismo se sostiene porque es una “diktadura”, que cuando ven que se achica un poco, sólo un poco, la diferencia con los que menos tienen, sólo piensan en que eso es peligroso para sus intereses... Si bien es cierto que se benefician con la desigualdad, no es menos cierto que se están beneficiando más que nunca, aunque lo nieguen y “enardezcan” las ideas de los consumidores de monopolios. No tienen límites. Por eso el concepto del neoliberalismo es “sufra ahora que en el futuro...” Es lo mismo que escuchamos en las catedrales “de los pobres será el reino de los cielos”... En la tierra, procura ganátelo!!!!
    Generadores de odio para poder ser “piadosos”. Profundizadores de divisiones para poder “reinar”. Con esta gente no veo resultante en la resolución del modelo de país. En EEUU, lo resolvieron con la Guerra de Secesión allá a fines del s. XIX
    Con respecto a la época alfonsinista, no debemos olvidar sus 5 desaparecidos, ya que siempre nos enrostran algo que nos duele en el alma, a Julio López.
    Tampoco olvidemos “la mayoría automática” en la Suprema Corte de Justicia y rescatemos el Juicio a las Juntas a pesar del Punto final y la Obediencia Debida.

    Un abrazo Profe, tampoco olvidemos que “es preferible morir de pie a vivir de rodillas”

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la marcha de la oposición

    http://www.youtube.com/watch?v=ApMggxmKLXM&feature=player_embedded#!

    ResponderEliminar