Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

sábado, 29 de septiembre de 2012

Queremos Preguntar!

¿Para qué y a quién sirven las conferencias de prensa?

Quizás la idea surgió de la cabeza de Lanata o de otra del grupo Clarín, lo cierto es que rápidamente "queremos preguntar!"se transformó en una consigna del multimedia y de un sector de la oposición partidaria.

En sí la idea no tiene nada de malo, en teoría lo que propone es introducir en nuestro país una práctica que, en general, es rara en el mundo pero muy común en los EEUU: las conferencias de prensa del presidente.

Desde luego que en todos los casos éstas son convocadas por el propio ejecutivo, nunca por la prensa. Es, sin limitaciones, una potestad del presidente darlas, cuándo y porqué y es a su encargado de prensa al que le toca organizarlas, establecer su forma y determinar los participantes. El presidente es el dueño de casa y puede advertir al que se aparte de lo previamente pautado. Incluso pedirle que se retire o no volverlo a invitar.

Otra forma de comunicación que tiene semejanzas con la anterior pero también muchas diferencias es la exposición-debate, en ese caso el presidente es invitado por alguna institución. La temática y las formas que adoptará el encuentro normalmente se consensúan entre la institución y el encargado de prensa del presidente. En este caso, el dueño de casa o anfitrión es la institución y es ella la que debe responder en el caso que en la práctica el debate se aparte de lo pautado.
En todo caso, se cumple una norma tácita mínima: no se invita a alguien para maltratarlo o ponerlo en apuros intencionadamente. No es que no pueda resultar del encuentro una molestia para el invitado, puede suceder, pero para que sea admisible debe ser producto del desarrollo normal del encuentro, donde por parte del anfitrión no se rompen las reglas pautadas.

En el caso concreto de la conferencia-debate del 27-9-12 en la Escuela Gubernamental de Harvard a mi juicio se rompieron todas las reglas tácitas y explícitas (si las hubo). Tenemos que ver por parte de quién y para qué.

El anfitrión:

El encuentro fue organizado por la Escuela de Gobierno John Fitzgerald Kennedy una de las tantas escuelas de esa Universidad.
La escuela se dedica a la formación de líderes políticos, sociales y empresariales para latinoamérica en especial.
En ese contexto realizan con frecuencia estas charlas-debate en las que los que hacen preguntas son los alumnos de la escuela. Estas actividades se considera que forman parte de su educación y como tal son programadas.
Los invitados son personalidades mundiales de los negocios, la política o líderes sociales cuyo aporte de conocimiento y experiencia son valorados.

El encuentro:

El encuentro entre la presidenta Cristina Kirchner y los estudiantes fue moderado por el propio decano de la escuela David T. Ellwood.
Tuvo el apoyo del Centro de Estudios Latinos de la Fundación Rockefeller.
Hay muchas versiones parciales del encuentro que circulan por los medios y las redes. Aquí está la versión completa oficial de la institución convocante, solo la presentación a cargo del decano es en inglés:


El desarrollo:

El encuentro dura hora y media. Primero hay una introducción a cargo del decano que dura unos siete minutos en los que éste traza una biografía de los Kirchner, entrelazada con algunos hitos en la historia del país y señala los principales logros y desafíos a los que se enfrenta su gobierno.

Luego habla la presidenta por espacio de unos cincuenta minutos.
Al minuto 58 comienzan las preguntas de los asistentes.

La segunda pregunta es muy interesante porque se refiere al "cepo cambiario" y a la inflación. Específicamente bajo la forma aparente de una pregunta ya hay una afirmación errónea sobre la realidad que Cristina se encarga de destacar. Es la primera muestra de una conexión entre esta reunión-debate de Harvard y el "queremos preguntar!" de Lanata dada por la forma y el contenido de la pregunta. Luego habrá muchas más muestras de lo mismo.
Cristina, sin embargo, reacciona con paciencia y le da a la audiencia -parte de la cual seguramente no tenía idea de a lo que se refería la expresión "cepo cambiario"- una explicación, profunda, brillante y a la vez simple, de las razones que llevaron al gobierno a limitar la compra de divisas con la finalidad de atesoramiento por parte de particulares y personas físicas. No existe el cepo simplemente porque en el mercado cambiario hay 120 razones por las cuales los que realmente necesitan los dólares para las importaciones que demanda la producción puedan adquirirlos.
En la tercera pregunta, que es leída por un joven venezolano, Cristina ya se da cuenta que está frente a una jugarreta, sin embargo, responde con verdad y humor a una pregunta malintencionada. Sorprende que la pregunta sea acompañada de aplausos por parte de los asistentes. Raramente las preguntas son aplaudidas.
En 1:23:40 se produce la pregunta del joven que luego se supo es miembro del PRO que si irrita  aunque levemente a la presidenta y que prueba definitivamente la conexión entre Buenos Aires y Harvard y explica el título de este post. También es aplaudida por una parte de los asistentes.

Balance:

La presidenta respondió muy bien en el contexto forzado y artificial del "debate", pero las preguntas que se le hicieron fueron paupérrimas y parecen sacadas del libreto del show PPT de Lanata y no de la reflexión que se suponía podía surgir de alumnos de la Universidad más prestigiosa del mundo. Ambos aspectos se encuentran evidentemente relacionados, quizás si la reunión se hubiese organizado de "buena fe" las preguntas hubiesen sido más interesantes.

La entrevista que Victor Hugo Morales le hace a una exalumna de esa escuela que participó de los encuentros previos y del debate permite terminar de elaborar una respuesta a las preguntas que me hago al comienzo quién o quienes organizaron esta parodia y para qué.


 
Lucia-Estudiante-Harvard-28-9-12(operación-prensa) - La-Mañana-Victor-Hugo-AM590-Continental 
En primer lugar a pesar de los esfuerzos del decano por "moderar" es evidente que la situación escapó a su control y dejó muy mal parada a la institución que dirige.
La actividad de ese misterioso profesor mencionado por Lucía involucra a la institución en la maniobra. Evidentemente no se trata solo de una "travesura" de un grupito de jóvenes alumnos teledirigidos desde las cuevas periodísticas de Magnetto, con la participación del PRO.
El evento en su parte final -la de las preguntas- se redujo a una fallida operación de prensa del grupo Clarín con la colaboración del PRO.

Finalmente cabe preguntarse por la capacidad de los funcionarios que se ocupan de la prensa y comunicación presidencial. Aunque el resultado final muestre a Cristina superando holgadamente la maniobra hay que preguntarse si tal exposición era necesaria y si se hubiese debido declinar esa invitación en particular. No tengo una respuesta contundente a esta pregunta porque ni siquiera dispongo de todos los datos, solo tengo una preocupación.

bastadeodio                                                                 

12 comentarios:

  1. Profe;
    ponete en situación por un momento.
    Trabajo, equipos, agencias, oficinas, gente, mucha gente, armando TODO EL DIA esta gran conspiración declarada contra el Gobierno.
    Por decirte algo; suponé que Cristina hubiera procedido de manera contraria en toda esta presentación en USA.
    Imaginate incluso decenas de variantes en que hubiera procedido.
    LAS CRITICAS LAPIDARIAS Y TERMINALES HUBIERAN SIDO LAS MISMAS, con un contenido adecuado, claro, al caso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso intento Daniel, trato de ponerme en el lugar del otro todo el tiempo, a veces es tal la bronca que me ciego. Veamos, esta gente me recuerda a la letra de ese tango que en una parte dice "el músculo duerme, la ambición trabaja", coincido trabajan las 24 horas del día, no es para menos se juegan mucho, no todo, pero si mucho. Lo que creo también es que por más que los conflictos (y las operaciones) sean inevitables, nunca hay que cederles la iniciativa, en este caso, nada costaba, marcar bien la cancha antes de empezar el partido, un amistoso, y si las condiciones no te gustaban, entonces, como me gusta decir, a tomar por culo.

      Eliminar
  2. Coincido totalmente con tu análisis.
    Lo de Harvard no me gustó ni medio. ¿Quién organizó esa fantochada ó qué tipo de inteligencia previa ó preparación se hace de un acto que tendrá como protagonista a la Presidenta? Falta de respeto y decoro para con una mandataria extranjera por parte de "tan cara" universidad. Nadie pone en tela de juicio la sagacidad, inteligencia y experiencia de Cristina, pero no hay ningún derecho a que tenga que tolerar esas turradas.

    Faltan 68 días para el 7D.

    Saludos
    Tilo, 71 años

    ResponderEliminar
  3. Coincido con todos, fue una cagada aunque Cristina salió airosa, pero ellos igual enchastran, hay que seguir, mejorar, y evitar errores, abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una gira no es algo que se improvisa, la agenda se determina mucho antes de hacerse efectiva; pareciera ser que la idea es que esto de Harvard fue como "espontánea", una emboscada que se resolvió ahí y que se podía haber evitado - ¿cómo? y, mejor, ¿a qué costo se suspendía esa actividad?, porque, no jodamos, era un compromiso oficial y, de paso no es dificil suponer cómo se mostraría, cómo se "traduciría" mediáticamente esa renuncia. "Se cagó!", mínimo.
    Cristina no es una frágil doncella que se va a asustar por lanata y sus lanatines de harvard tramando despioles, no se cagó, se hizo cargo y, si algo quedó clarísimo es lo mal hecho todo, lo burdo y patético de esos "interrogadores" de décima. Les ganó, de frente y de perfil, los dejó en bolas.
    Más que discutir sobre si era necesario o no, si era esquivable o no, habría que dejar de subirle el precio al mamarracho clarinista. Gastaron guita, mucha, mandaron a sus estrellas, la carrió barbuda, la sarlo y "adoctrinaron" a esos chetitos minusválidos para dar pena. Lo que planearon les salió para la mierda, indisimulablemente para la mierda. Claro, son mierda y les salió tal cual.
    ¿Hay que hacerles el favor de darle la importancia - que no tuvo - ese mamarracho?, ¿para qué?, ¿para darle pie a la sarta de pelotudos que pasean en los blogs, delirando con "el papelón de Cristina"?. No, profe, en ésa no cuente conmigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos como yo estás suponiendo con respecto a la organización, agenda, etc, ¿no es así?. Seguramente estaba pactado de antemano, el tema es si los responsables de preparar la agenda dejaron las formas libradas a las costumbres de esa particular escuela o conversaron como sería. Es impensable que a Obama le pudiera ocurrir eso, tampoco se me ocurre que Rajoy se prestase a un debate en la UBA. En fin, es opinable. No te pido que me acompañes en nada, es más, No creo en absoluto que tenga que hacerme cargo de lo que dicen otros "acerca del papelón de Cristina" primero porque ciertamente no lo hubo y segundo porque afirmo lo contrario, mas bien digo que el papelón lo hicieron ellos, incluido el decano de la escuela, de modo que en eso concordamos, demasiado ruido para tan pocas nueces.

      Eliminar
    2. Profe, un país de segundo orden (Argentina lo es, aunque no nos guste), NO puede darse el lujo de elegir los escenarios.
      Harvard, vende más que cualquier presidenta de un país de ésos, el "prestigio" ya está, son locales y sea que la joda la armó lanata con los comedidos infaltables, que la universidad fue cómplice o simplemente que no le da bola a esas cuestiones de sudacas, nada de eso importa, Cristina estaba ahí y tenía que hacerse cargo, cosa que hizo y bastante bien, dadas las circunstancias.
      Ahora, para variar, hay todo un despliegue para demostrar que lo que vimos pasar no pasó, que había miedo (al ridículo evidentemente, no había miedo) y, si les da un rato más, que los de La Cámpora de Harvard amenazaron a los lanatines de ahí para obligarlos a ser penosos.
      No se puede, ni se debe, seguir perdiendo tiempo con reclamos de "¡Por qué la expusieron así?", ¿Qué clase de burros armaron éso?" y etc. Ni sobre expuesta ni burros, una agenda determinada en otro tiempo y otras circunstancias, siendo obvio que quienes tenían márgen para hacer daño son precisamente los que trataron de hacerlo, Cristina tenía un compromiso y, se sabe, un país aunque sea de 2do. orden, debe cuidar esos detalles, especialmente en La Meca, el ombligo global.
      Otra cosa, rajoy, es servicio doméstico pero es de la casa, la Cris no, es díscola y muy mal ejemplo. O sea, que no venga con pretensiones, qué se cree?.
      En ningún momento le pido que se haga cargo de lo que dicen los otros - los que solo saben repetir las boludeces que les dictan - lo que sí trato de decir es que no tiene gollete dedicarse a la "autocrítica" justo ahora y ofrecerles un lindo título: "Polémica entre los K por el papelón de Cristina en Harvard".
      Digamos que no se puede ser "previsor" respecto s lo que ya pasó, pero que es muy pero muy útil respecto a lo que se sabe que van a hacer que pase, casualmente, adelantarse a las jugadas, el laburito bloguero por definición, no?

      Eliminar
    3. ram, aunque el título pueda ser el que imaginás: "Polémica entre los K por el papelón de Cristina en Harvard", no se sigue que el tema no se pueda analizar. La primera parte del título puede ser cierta y que "los blogueros K" tengamos diferentes evaluaciones o nos formulemos diferentes preguntas o ninguna. No veo ningún problema en eso. La segunda parte de la oración es evidentemente falsa. Claro que "ese" es el objetivo que ellos persiguen, el fundamental si se quiere, quitarle la palabra a Cristina como paso previo a quitarle el poder, porque la palabra de Cristina es muy poderosa. Lo que sostienen es que Cristina, fuera de su propio terreno, pisa el palito. Pasa exactamente lo contrario, como lo muestra el discurso ante la Asamblea, este último y todos los anteriores, incluso todas sus comparecencias en foros internacionales y dentro del país en lugares donde no todos ni mucho menos están de su lado.
      Existe cierta hostilidad en contra del gobierno en algunos ámbitos de poder fuera del país, pero hay otros donde eso no sucede y no me parece cierto que no se esté en condiciones de elegir si se acepta o no una invitación en función de esa consideración anterior. Hay lugares, como la ONU, donde no se trata de si o no, pero la escuela de gobierno de Harvard financiada por la Fund Rockefeller, a mi modo de ver si es uno de los que se puede elegir asistir o no dependiendo de las condiciones.
      Lo que me pregunto es que cosas se tomaron en cuenta cuando esa actividad se incluyó en la agenda, quien la propuso, quién la evaluó, quién dio el visto bueno. Lo de Georgetown es totalmente diferente allí se inauguraba una cátedra argentina, ir era ineludible y, por supuesto, allí no hubo operaciones.

      En el gobierno o en sus aliados se cometen muchos errores, no podemos negarlos u ocultarlos, no tiene sentido y sería contraproducente. Hay que ver cuál, si la hay, es la lógica interna que los permite. Una cosa es que se trate de impericia o incapacidad y otra muy diferente que se trate de quintacolumnas operando, ha sucedido antes. Hasta ahora y eso es una novedad, casi no sucede en nuestro gobierno. No digo que este caso se trate de eso, no tiene la magnitud, la entidad. Pero hay otros temas que sí la tienen. En todo caso, siempre hay que estar atento a una cosa o la otra y si sucede no queda otra que verlo y que al que le corresponda lo corrija.

      Eliminar
  5. El que tenga una canción tendrá tormenta..el que tenga compañía soledad..El que siga el buen camino tendrá sillas peligrosas que lo inviten a parar ..Siempre vale la agonía de la prisa ..aunque se llene de silla la verdad..la rapiña merodea por aquí y por allá..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quizás es como debe ser...no lo sé. Cristina es la que tiene mayor capacidad para enfrentarlos y sacar provecho de ello, es nuestra arma mortal, pero me gustaría verla jugarse -como suele hacerlo- en lides más relevantes. Gallo rojo, no estoy seguro, los tiempos que vivimos son muy distintos a los viejos y la experiencia nos sirve de poco. Cristina ejerce un tipo nuevo de liderazgo muy difícil de desmontar para ellos y muy difícil de reemplazar para nosotros, de hecho han tratado de atacarla por todos los frentes imaginados sin éxito, pero sus enemigos -que son los nuestros- son muy poderosos.

      Eliminar
  6. Reitero una vez más: para adentro salió airosa, para afuera no era necesario todo esto,en el balance fue al pedo. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. buena síntesis, Pibe, como es habitual. Un abrazo

      Eliminar