Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

martes, 17 de marzo de 2015

EL ACUERDO UCR-PRO Y LOS FANTASMAS DE LA POLÍTICA


LOS FANTASMAS DE LA OPOSICIÓN:

En las presidenciales 2011 Cristina (54%) le sacó a Hermes Binner, el segundo (16,81%) una diferencia de nada menos que el 37,3%. La oposición -aún sumando peras y manzanas- sufrió una derrota contundente. Macri prefirió preservarse y asegurar su continuidad en la CABA. Hablaba como si fuera un presidenciable pero en la realidad aspiraba a conservar el control del único territorio que dominaba.
El efecto de aquella derrota sobre los poderes fácticos y sus voceros fue inmediato y los llevó a descargar su ira sobre la misma oposición de forma virulenta y descarnada. La oposición lejos de sentirse ofendida agachó la cabeza, aceptó las críticas y prometió obediencia.

EL EXORCISMO OPOSITOR:

Apuestan a que el desgaste del gobierno -en el que han puesto todo el esfuerzo durante estos tres años y medio- colabore a impedir que se repitan en el 2015 -lo que de por sí es difícil- cifras tan contundentes. Pero la operación desgaste no es tan exitosa como les gustaría.
Luego de mucho insistir y presionar para que en la oposición se dejen de lado los matices y las ambiciones personales, los que mandan (identificados por Macri como el "círculo rojo" y en el cual son centrales los empresarios Rocca y Magnetto) han logrado dar un primer paso en la tarea de construir una suerte de nueva "unión democrática", la que -a pesar de las declaraciones- de republicana no tiene nada y de democrática tampoco, pero que les da alguna posibilidad de competir electoralmente con un kirchnerismo al que describen como agotado pero del cual conocen bien su verdadero poder.

El engendro de unión UCR-PRO impulsado por Ernesto Sanz es solo eso, un primer paso en la ansiada alianza antikirchnerista, incompleto y que además, sumada Carrió, huele a antiperonismo cacerolero y rabioso, lo que puede encender el corazón de algunos pocos pero que no ayuda a convencer a los suficientes ni a contener a los descontentos. Los primeros indicios de esto son evidentes. Cobos y Binner -como Macri en 2011- han bajado sus candidaturas. Está por verse cuál será la respuesta de las bases radicales y de los simples simpatizantes a la movida en la cúpula. Lo mismo puede decirse del fracaso del FAP que puede perder hasta en Santa Fe. Qué harán los restos de la fuerzas progresistas que hace poco apostaron por la alianza FAUNEN, si lograrán recomponer filas tras la candidatura de Stolbizer es una incógnita que pronto se deberá revelar y que indudablemente tendrá alguna influencia a nivel electoral.

En resumen, hay una certeza: la concreción de una unión de la derecha neoliberal al peculiar estilo argentino racista y excluyente la que es posible que sume algún elemento más, pero también una franca incertidumbre -que se pondrá a prueba en agosto en las PASO- sobre cual será la respuesta final del electorado a la polarización que le proponen.
Otra de las consecuencias que tendrá esta alianza de derecha será muy probablemente la aceleración de la caída del FR y la consiguiente pérdida de dirigentes (mayormente intendentes) y de simpatizantes. Por ahora cualquier pronóstico acerca de cómo impactará este acuerdo de cúpulas en el electorado a nivel nacional es prematuro y sumamente especulativo.
Otra cosa a tener en cuenta es su impacto a nivel gobernaciones y -correspondientemente- el arrastre sobre los cargos legislativos nacionales puestos en juego.

A PESAR DE TODO, LOS MIEDOS OPOSITORES NO SE HAN DISIPADO:

En la oposición saben que si aspiran a ganarle al kirchnerismo -y ese es el principal objetivo inmediato- necesitarán incluir a parte del peronismo. El old scout Duhalde, ni lerdo ni perezoso, ya se apuntó, pero no representa a nadie y encima es piantavotos.
Macri (y Carrió) vetó a Massa pero solo para debilitarlo y bajarle el precio, más adelante, cuando +ssa sea -ssa, tal vez le ofrezca generosamente sumarse. Los que verdaderamente mandan lo necesitan dentro si aspiran a ganarle al candidato del FPV en la estratégica PBA. Un acuerdo con el PRO con él como candidato a gobernador puede resultarle tentador como premio consuelo.

Pero temen que aún con eso no alcance y querrán asegurarse dividiendo al propio FPV. Naturalmente sueñan con que Scioli rompa con Cristina. Imaginan relatos novelescos de malos tratos de ELLA hacia él, provocaciones de él hacia ella, sueñan con que el evento de ruptura se produzca antes de las PASO porque después, y a la vista de los resultados, puede que ya sea imposible tal ruptura. Quieren apurarla. Temen que lo que quieren hacer aparecer ahora como el principio del fin pueda convertirse en la realidad en el fin del principio.
La respuesta más reciente que se observa en el kirchnerismo a esta estrategia opositora -a pesar de las fuertes manifestaciones anti Scioli de algunos dirigentes y militantes- es una tendencia a minimizar los daños conteniendo las críticas y evitando que lleguen al nivel de agravios.

EL FANTASMA ELUSIVO DEL RETORNO MENEMISTA EN EL SENO DEL FPV:

El círculo rojo seguramente también opera y operará sobre Scioli para asegurarse su cooperación si todas las estratagemas terminan fracasando ante la respuesta negativa del electorado. Hay ahí un riesgo para la continuidad del proyecto, un fantasma que por lo menos asusta a algunos sectores del kirchnerismo intenso. No es sensato ignorarlo, pero tampoco conviene aumentarlo saliendo a gritar fuego ante cualquier signo de humo. Es una situación delicada que merece el manejo prudente, pero valiente, de un neurocirujano. Cristina marca el camino, a veces por ella misma y a veces por sus laderos más cercanos. Como contrapartida se observa en el mismo Scioli una tendencia cada vez más marcada a evitar la confrontación con otros sectores del FPV y presentarse como el candidato con mayores posibilidades de garantizar la continuidad del proyecto dando muestras cada vez más intensas de su pertenencia y lealtad al proceso iniciado por Néstor Kirchner.

En cuanto a los que de verdad mandan, aún ese escenario posible con Scioli electo presidente, supuestamente condicionado o condicionable, será el resultado "menos malo" en el marco de una derrota electoral de toda la oposición frente a un kirchnerismo al que buscan eliminar de la vida política del país el que, sin embargo, lejos de ello conserva la centralidad del escenario político e institucional. El kirchnerismo o el peronismo kirchnerista convertido -parafraseando a Cooke- en "el hecho maldito del país neoliberal".

La consecuencia más importante de esta eventual derrota de la coalición opositora es que aleja la posibilidad de una vuelta atrás sin complejos ni inconvenientes de las políticas establecidas por el kirchnerismo que más aborrecen. Tendrán que seguir negociando con un gobierno peronista con una fuerte presencia del kirchnerismo intenso tanto a nivel del ejecutivo como del legislativo.

En conclusión, una eventual derrota electoral del FPV frente a la coalición de derecha neoliberal asegura la reproducción de lo peor del menemismo y de la Alianza juntos: El regreso al endeudamiento especulativo, la pérdida del poder adquisitivo del salario, la desindustrialización y el aumento del desempleo, una política exterior de sometimiento a los intereses de los EEUU y el recorte o la lisa y llana desaparición de los planes sociales, inestabilidad política y exacerbamiento de las tensiones sociales, entre muchas otras consecuencias negativas para el conjunto de los sectores sociales subalternos.

ESE FANTASMA REAL AMENAZA A TODOS AQUELLOS QUE -GRACIAS A LAS POLÍTICAS IMPLEMENTADAS EN ESTOS DOCE AÑOS- PUDIERON RECOMPONERSE DEL DESASTRE DEL 2001.

bastadeodio                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada