Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

lunes, 22 de julio de 2013

Hartos de De Narváez

Cero proyectos, mucha ambición
Encabeza la campaña publicitaria de De Narváez un spot titulado "Hartos". Demás está decir que no aporta nada constructivo.
Era de esperar, el tipo se duerme -como Macri- en las sesiones de la Cámara de Diputados, trata de no ir (no les interesa, son la anti política) y la característica más destacada de los bloquecitos que conducen es la ausencia de propuestas legislativas relevantes.
Macri y De Narváez son aliados ideológicos "naturales" pero de hecho están enfrentados. Ninguno de los dos lleva a la práctica lo que pregonan y que les reclaman a gritos los medios opositores: unirse frente a Cristina y se lo recriminan mutuamente. En el fondo, da la impresión que en esta "natural" convergencia Macri lo destrata a De Narváez. ¡Bah!, de hecho todos los precandidatos se tratan despectivamente y están más lejos de conformar una unidad anti Cristina que la tierra de alfa centauro.

Las PASO son importantes para De Narváez, se diría que cruciales. Si éste pierde frente a Massa e Insaurralde entrará en un invierno político del que puede que no despierte para el 2015. Ese invierno será aún más frío si también pierde frente a Stolbizer.

Este es el spot que ya se emite en los canales de TV:


Además de la referencia que le hace en este spot, a Sergio Massa le dedica un jingle, con la música de "porque es un buen compañero", que dice así:

"Massismo es más de lo mismo, massismo es más kirchnerismo, massismo es más de lo mismooooo y nadie lo puede negar"

Su estrategia general está clara: pretende mostrar que dentro del peronismo él es el único y verdadero opositor a Cristina, es "Él o Ella".

Frente a Cristina su postura consiste en hacerla responsable de todos los males que aquejan al país y no reconocerle ninguno de sus logros, dio, ayer, en La Reja, Moreno, dos grandes definiciones:

El invierno ya empezó
“Los argentinos queremos volver a vivir en un país normal y previsible, con seguridad, sin inflación y sin mentiras del gobierno”

“Queremos vivir en un país con un gobierno honesto y transparente, sin corrupción y con educación de calidad, que haga que los padres sientan que sus van a progresar y a estar mejor que ellos” (sic)

En la primer "gran definición", el país normal al que se refiere "el Colorado" y al que quiere que volvamos debe ser "El País de no me acuerdo...doy dos PASITOS y me pierdo". No es posible volver a un país ideal que nunca existió. Francisco, en realidad, quiere volvernos a un país que sí existió -en el cual esas tres cosas que menciona nunca se dieron juntas- ¿El de su admirado Carlos, quizá?, ese es uno al que la mayoría de los argentinos no queremos volver.

En la segunda es por lo menos curiosa la ausencia de la palabra "hijos", sin ella la oración carece de sentido. ¿Será que su ausencia nos señala la falta de futuro de su "propuesta"?.

Llamados al diálogo, a la unidad, propuestas concretas significativas, no ¡que va!, solo alimentar -aquí y ahora- el odio contra todos y todas los "K". El spot solo trasmite crispación lo que lo hará bien recibido en los sectores más recalcitrantes frente al gobierno de Cristina Kirchner y a todo lo que representa el kirchnerismo.

Sin embargo, De Narváez está frente a un dilema, con los votos peronistas anti kirchneristas -aún cuando se los llevase todos- no le alcanza para salir primero, pero quizás porque los necesita aceptó que se le uniera Hugo Moyano, a quien -como le pasa a De Ángelis- todos le huyen. Pero a la vez necesita de los votos antikirchneristas no peronistas, pero sumarlo a Moyano y compañía le juega en contra, ya que para los votantes no peronistas son un sapo difícil de tragar y, en consecuencia, éstos pueden llegar a ver en Sergio Massa -a pesar del pasado oficialista que comparte con Moyano y sus socios- una alternativa más útil para derrotar a Cristina.

Es altamente probable que De Narváez ya esté definitivamente perdiendo terreno frente a Massa, la "gran esperanza blanca" elegida por la corporación mediática, además es previsible que con el desarrollo de la campaña crezca la adhesión a Insaurralde, especialmente en la medida en que Sergio Massa se vea obligado -para seguir creciendo a expensas de De Narváez y Stolbizer- a reforzar su perfil antikirchnerista por ahora sospechado de ser demasiado débil.
Según lo veo, la clave de cómo finalmente se situarán los precandidatos como resultado de las PASO dependerá del éxito que tenga De Narváez en convencer al electorado menos comprometido con la dicotomía kirchnerismo-antikirchnerismo pero que, por lo que sea, anhela un cambio, de que Massa es un kirchnerista disfrazado. Pero toda esta estrategia se juega frente a la capacidad que tenga el gobierno de ubicar en la provincia de Buenos Aires a Massa como el verdadero opositor. El apoyo de la corporación mediática a Massa paradójicamente parece confluir con la del gobierno en este objetivo.

Lo significativo de las PASO es que definen candidatos y condicionan fuertemente sus perspectivas para octubre.

En términos generales, el gobierno se juega menos que la oposición en este entrevero. Incluso -en el escenario desfavorable- de que en la provincia de Buenos Aires se diese -en octubre- un resultado apretado pero favorable al actual intendente de Tigre.

Si las cosas se dieran así -Massa ganando por un pequeño margen, casi como en el 2009- el más favorecido en el 2013 de cara al 2015 -aunque aún falte mucho- sería paradójicamente Daniel Scioli. Puede que allí se encuentre la explicación del actual apoyo sin reticencias del gobernador a Martín Insaurralde.

bastadeodio                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada