Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

martes, 5 de agosto de 2014

!Oia, Argentina no está en default! y Guido Carlotto recuperó su identidad

La ISDA que el viernes pasado, hace apenas un día -si se considera que el fin de semana no es laborable- declaró a la República Argentina en default y con ello habilitó el cobro de los seguros (1000 millones de dólares) a los tenedores de bonos, acaba de  decir -sin dar ninguna explicación- que en realidad no estamos en la situación de default que habían declarado un día antes.

Es muy posible que esta evidente payasada sea lo único que pueden hacer para evitar caerse de la cima del mundo financiero.
El engendro especulativo notoriamente ilegal imaginado por Paul Singer que pretendía cobrar dos veces por la misma causa: los millonarios seguros hoy y seguir manteniendo el derecho a cobrar los 1500 millones que le otorgó la connivencia con el octogenario Griesa y su adláter el special máster Pollack, parece desmoronarse como un castillo de arena.

Sin embargo, el mundo de las finanzas mundial reaccionó ante la declaración del viernes, no en una gran magnitud, lo que revela que no se tomaban muy seriamente la situación pero si lo suficiente como para activar ciertas conductas protectoras. Por ejemplo los papeles argentinos -del Estado y de empresas que cotizan en la bolsa de NY- cayeron hasta un 7%. Hasta la bolsa de Shangai (China), consideró -por si las moscas- que Argentina estaba en default.

Algunos se apresuraron a especular que este hecho podría impedir nuestra futura incorporación a los BRICS.

Otros peor, se alegraron, fogonearon hasta el cansancio por los medios, ¡el segundo default en diez años!, prometieron -junto con la carroñera Task Force Argentina- las peores calamidades para nuestro pueblo por culpa de la improvisación, el capricho y la inexperiencia de Cristina y Kicillof. Carrió y Morales Solá se apuntaron naturalmente entre los más entusiastas celebradores del evento. ¡Las deudas hay que pagarlas! no importa cómo ni cuáles sean las consecuencias, repetían a coro hipócritas y desmemoriados.

Otros, muchos, de afuera y de adentro, con buenas calificaciones y argumentos repetían una y otra vez que toda la situación creada artificialmente era un apriete imperdonable a un Estado Soberano y que el gobierno tenía razón en no doblegarse frente a la extorsión.

El pueblo, la famosa "gente" oportunamente consultada (encuesta Bacman) manifestó estar mayoritariamente de acuerdo con como estaba llevando la situación el gobierno nacional. Los patéticos políticos de la oposición -con algunas excepciones- comenzaron a percibir que ponerse del lado buitre les podría costar muy caro.

Alejandro Vanoli, a cargo de la Comisión Nacional de Valores denunció ante su homóloga estadounidense la posible comisión de un delito de estafa por parte del buitre Paul Singer ya que mientras simulaba negociar con nuestro gobierno el precio de su carroña se beneficiaba de los seguros contra default siendo a la vez juez y parte por integrar el directorio de la ISDA.

La pantomima, el engaño comienza a deshacerse. ¡Estos payasos pretenden gobernar el mundo!, sus pichones argentinos se sienten con derecho a gobernar nuestra Patria y a torcer el destino que reencontró hace más de diez años. A quitarnos la identidad recuperada.

El ahora llamado Guido Carlotto (o Guido Montoya, porque ese era el apellido de su padre) fue criado con otro nombre en Olavarría por sus apropiadores. Pero a los 37 años, el hombre, el sensible músico (es un artista, un chico bueno, dijo Estela), se encontró como tal en un evento por la Memoria con otros nietos y nietas recuperados y abrió su pecho a las dudas.
Quiso saber y supo. Su verdad encontrada nos emociona y nos alegra a todos.
La trágica pantomima de los degenerados que pretendían apropiarse de los hijos para que fueran distintos a sus padres verdaderos se deshilacha día a día con cada identidad recuperada.

Debemos festejar la identidad recuperada, la de Guido Carlotto Montoya y la de Argentina como una Nación toda. La identidad de unos no es posible sin la identidad de todos. La Verdad y la Memoria son la guía para mantener el rumbo. Incluso para cambiar en la (in)justicia nacional aquello que conspira en su contra. Con los Guido, con sus hijos y los hijos de sus hijos. NUNCA MÁS

bastadeodio                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada