Por una Patria Justa, Libre y Soberana

Una Patria Justa, Libre y Soberana - 17 de octubre de 1945 - 17 de octubre de 2015 - Día de la Lealtad - Setenta años

lunes, 5 de agosto de 2013

PASO: Una prueba para la oposición más que para el gobierno


A pocos días de las primeras elecciones primarias legislativas, una aparente confusión va ganando a la mayoría de los comentaristas y analistas, aún de aquellos -como los encuestadores profesionales- de los cuales se podría esperar algo más de luz y no tanta oscuridad.
Claro que esta aparente confusión no es tal sino una estrategia deliberada de la oposición frente a la evidente fortaleza del gobierno.
Se trata de que los números, ciertos posibles números resultantes de estas PASO puedan ser presentados ante la opinión pública como un triunfo opositor que pre anuncia el tan mentado "fin de ciclo" del odiado cristinismo.

Hay que recordar, sin embargo, que estas PASO son las primeras primarias legislativas, ya que la anterior y única primaria que tuvo lugar correspondió a las presidenciales del 2011. De modo que si se quieren comparar las previsiones de los encuestadores -o, en su momento, el escrutinio- de éstas PASO, las del 11 de agosto, con otras anteriores simplemente no existe un punto con respecto al cual hacer la comparación.

"La gente", como les gusta decir a algunos, puede estar confundida, puede no estar interesada por las primarias yo, personalmente, dudo que así sea. Veamos. En las únicas PASO realizadas hasta ahora la participación fue del 81,41%. Comparativamente la participación en las presidenciales de octubre de 2011 fue mucho menor, solo del orden del 70%.
Es posible que, en este caso, haya influido en la aparente pérdida de interés de una parte del electorado el que -a pesar de todos los augurios y encuestas que ya afirmaban en esa época un "fin de ciclo" del kirchnerismo- el FPV obtuviese un triunfo categórico en las primarias (50%).
Aún así, el FPV no solo mantuvo esa primacía sino que incluso mejoró su porcentaje en la elección presidencial de octubre de 2011 (54%), lo que indica que el resultado de las primarias presidenciales de 2011 jugó a favor del ganador de la elección principal.

A la caza de un candidato:

La oposición -partidaria y mediática- no solo está falta de propuestas (que puedan hacer explícitas) sino que también vislumbra -aunque lo niegue- un futuro sumamente incierto para ella de aquí al 2015 y, lo que es peor, un posible fortalecimiento del gobierno y del FPV luego de octubre. De allí su intento de nacionalizar esta elección primaria. El votante antikirchnerista (ese conocido e irreductible 30% del electorado) reclama de los candidatos antikirchnerismo radical, también lo hace buena parte de la oposición partidaria. Por ello desconfían del candidato estrella mediática potencialmente mejor posicionado en la PBA, Sergio Massa.
Massa, hay que recordarlo, carece de implantación y de apoyos significativos a nivel nacional.

En su ansiedad, sueñan con disponer de un "Capriles" a pesar de que todo indica que, por ahora, tal posibilidad es solo una quimera, un fantasma.

Carrió trata que esta figura esquiva se corporice en ella, pero su pasado (y presente) la condenan. Lejos de su antiguo peso a nivel nacional su ámbito actual se reduce a la CABA y si crece en votos con respecto al resto de los candidatos de UNEN (con moco), lo hace a expensas de sus socios y de otro opositor, el PRO, situación que favorecería paradójicamente al FPV que duplicaría su cantidad de votos con respecto al 2009. Ver la posible respuesta del PRO ante la alternativa de un corte de boleta favorable a Carrió.

Massa, en cambio, piensa en el 2015, sabe que si ahora trata de jugar ese papel de gran opositor, pierde votos, de allí su ambigüedad y dilema, ser opositor a medias, sin explicitar qués y porqués.
De Narváez, que también aspira a ser un autóctono "Capriles" -aunque legalmente no pueda serlo- pierde actualmente votos frente a Massa, el candidato inflado por la corporación mediática y considerado opositor útil (Amadeo, Lavagna) capaz de ganarle a Insaurralde, el candidato de Cristina y Scioli. Cualificado apoyo para el lomense si además se suman otros trece gobernadores que apoyan el proyecto nacional y que vinieron a la PBA a manifestarlo. Es correcto, las batallas que seguro se pierden son las que no se dan.

Hoy, desde ciertos sectores ya se le reclama a De Narváez que se baje y apoye a Massa, luego de las PASO ese reclamo se transformará probablemente en clamor.

La gran mayoría de los analistas coincide en que el FPV será -a nivel nacional- el ganador de estas PASO y que puede perder o empatar apenas en una media docena de jurisdicciones. Proyectados esos resultados hacia octubre, el FPV tendría una ganancia neta de entre 5 y 10 diputados sobre los que ya tiene afianzando su mayoría relativa. En el Senado las cosas no le serían -en teoría- tan favorables y, en el mejor de los casos, podría ganar uno o dos senadores y, en el peor, perderlos.

Se sabe, los encuestadores juegan sucio. Lejos de la supuesta objetividad profesional juegan para uno u otro lado. En su gran mayoría juegan para la oposición.
Enrique Zuleta Puceiro, titular de Opinión Pública Servicios y Mercados (OPSM), nos ofrece todas las claves en este sentido y expresa la aspiración de máxima puesta por la oposición en estas elecciones, dice:

“La posibilidad de una derrota oficialista en los grandes distritos se vio amplificada por la exitosa irrupción de Massa y la consiguiente fragmentación política del espacio pro gubernamental. Al día de hoy, la elección es juzgada por todo el electorado más bien como una antesala de un cambio de ciclo político en el 2015.

El FpV obtendría a nivel nacional alrededor del 30 por ciento sin proyectar. Es decir, una elección similar a la del 2009, que puede empeorar o mejorar sobre la hora del voto.

Está claro, sin embargo, que una amplísima mayoría votará contra el gobierno nacional, sin que ello implique necesariamente una derrota, debido a la división que sigue imperando entre las fuerzas de oposición. El kirchnerismo podría aspirar a más votos y más bancas, aunque muy lejos ya de las mayorías parciales para forzar una reforma constitucional o para cambiar el ciclo y devolver vida al proyecto reeleccionista”. (las negritas son mias, las contradicciones de Zuleta Puceiro)

Las Claves Opositoras:

- "Olvidar" que se trata de elecciones primarias y que la definitiva -aunque siempre parlamentaria- será en octubre.
- Nacionalizar (magnificar) el resultado de la PBA (siempre y cuando Massa gane sobre Insaurralde por un margen relativamente importante) y del resto de las jurisdicciones que sean adversas al gobierno.
- Transformar estas primarias y la posterior elección de octubre en un plesbicito antigubernamental, que cuestione el apoyo popular que tiene Cristina.
- Mostrar (enunciar) que el kirchnerismo está debilitado y que se preanuncia un fin de ciclo.
- Dejar de lado el efecto real que sobre la composición de ambas cámaras resulte de la elección de octubre para poner el énfasis en las posibles derrotas a nivel provincial y en las grandes ciudades (como se hiciera en el 2009, la peor de las elecciones del FPV y en la cual éste perdió la mayoría en diputados)
- Mostrar que la oposición ha tenido éxito en evitar la reforma constitucional y la re re elección, algo que agitaron como una terrible posibilidad pero que nunca podría haberse concretado.

bastadeodio                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada